sábado, 1 de septiembre de 2012

MI AMORIO CON EL CHOCOLATE...




Creo que nadie puede negar la increíble y fantástica  sensación de sentir un chocolate en la boca.
Para mi, es sinónimo de alegría, de felicidad, de satisfacción….pero debo reconocer, también de CULPA….
Creo que todo comenzó cuando era niña y escuchaba a mis tías decir …- No comas tanto chocolate, sino te volverás una pelota- decían…  - Grrrr y mas Grrrrrr- respondía yo…..
Así que, siempre trataba de disfrutar de este precioso y magnifico momento, a solas…sin nadie alrededor….Hasta que, un día, de casualidad, al verme en un espejo, me di cuenta, con horror….que la profecía de mis tías, se hizo realidad…..Mi cuerpo tenía forma de pelota….abuuu…
Eso hizo, que algo dentro de mi  recordara esas palabras que detestaba oír….y tuve que aceptar que el Chocolate, era el culpable….
Pasaron muchos años y muchas dietas en los que, si veía un chocolate, solo atinaba a mirar de soslayo…y pasar de frente…sin voltear….sin mirarlo…..y sin querer poco a poco ,mi vida se quedó sin chocolate…..

Una tarde fría de invierno de esas que me gustan…. riquísima, con llovizna, con cielo gris….me senté a observar el cielo…de pronto, a través de mi ventana, una persona muy especial me dice:  Hola!...... a lo que yo respondí :  HOLA ! y con una sonrisa me dice: - ¿que haces ahí tan pensativa?....abre la puerta que tengo algo para ti- dijo……así que  al verme, después de un gran abrazo , me entregó algo que no veía hace mucho tiempo….¿qué cosa era? ….pues nada más y nada menos que mi viejo amigo el Chocolate….
Al verlo, no pude resistir la tentación y apenas di el primer mordisco…..mmmmmmmmm…..fue como si mi mundo, cambiara de TV en blanco y negro a TV a colores….
Debo añadir, que sin caer en las exageraciones….mi  reencuentro  con el chocolate, se dio en un momento bastante bueno de mi vida…pero pero….siempre faltaba ese alguito mas….que nos pone felices casi inmediatamente después de comerlo….
Y así fue, chocolate y yo  nos volvimos a encontrar y no nos volvimos a separar…y si, comenzamos nuestro amorío….si, amorío, ya que nadie mas nos ve….y sin nadie alrededor, ese momento se convierte en MAGIA…y…concluyo con esto…Nuestra relación es tan fuerte como el acero y nada ni nadie la volverá a romper…Y no hay cuerpos en forma de pelota en nuestro mundo, ni nada de eso…solo lo que el me da: Felicidad…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada