lunes, 13 de agosto de 2012

EL ZORRITO Y EL CACHORRITO

Había una vez, un zorrito y un cachorrito. El zorrito quería tanto pero tanto al cachorrito, que a veces hasta se olvidaba si era de día o de noche, si era hora de irse a dormir o no, él solo quería estar con el cachorrito y abrazarlo mucho.
El tiempo pasaba feliz, pero a veces, cuando menos se lo esperaban, el cachorrito se ponía furioso y empezaba  a golpear muy fuerte al zorrito. El zorrito solo se cubría para no salir herido, pero  no hacía nada mas, solo miraba y esperaba hasta que se le pase.
Pasaron días y semanas y el zorrito se dio cuenta que su amor, no era suficiente para el cachorrito, que por más que lo abrazara y estuviera a su lado, siempre terminaría golpeándolo. Así que un día, el zorrito decidió cambiar y empezó a buscar a otros amigos a quien querer y con quien jugar, a pesar que él siempre  pensaba en el cachorrito y siempre lo llevaba en su corazón.

Y así fue, el zorrito encontró nuevos amigos con quien jugar, se sentía mas seguro, mas libre. Mientras que el cachorrito lo miraba de lejos, triste por  no poder jugar con él.
Un día, el cachorrito no resistió más y fue en busca del zorrito, le pidió perdón, lo abrazó y le dijo que su vida no tendría sentido si él no jugaba  con él nunca mas, al ver el arrepentimiento sincero del cachorrito, el zorrito se echó a llorar y le dijo: - Yo aun te quiero, mas que antes- … - ven a jugar conmigo-  y así fue, el cachorrito volvió a estar al lado del zorrito, a ser felices.
Pero de pronto, el cachorrito se dio cuenta que ya no era el único, que ahora tenía que compartir el cariño del zorrito con otros mas. Eso puso muy triste al cachorrito, ya que se dio cuenta que su arrepentimiento fue demasiado tarde  y salió corriendo rumbo a su casa, buscó sus cosas y se fue, corriendo sin rumbo desconocido. Mientras esto ocurría, el zorrito jugaba alegre con sus nuevos amigos, de pronto, se dio cuenta de que el cachorrito faltaba, sin dudarlo un  segundo, salió corriendo a buscarlo, por el bosque ,no importaba cuan lejos estaba, el zorrito estaba seguro que lo encontraría. Y así fue, siguió buscándolo, hasta que ya cansado de tanto buscar, agotado y sin fuerzas, se echó a llorar. De pronto, sintió que alguien acariciaba su cabeza, era el cachorrito, el zorrito no lo podía creer, lo abrazó y le dijo: - Pensé que te había perdido para siempre -  El cachorrito no dejaba de abrazarlo y le dijo: - Pensé que ya no me querías  y por eso me fui- ……-OH no!, Nunca pienses eso, yo siempre te voy a querer y siempre serás lo mas importante para mi- dijo el zorrito . – Siempre fuiste tú, solo TU… me entiendes?- gritó el zorrito. Al escuchar esto, los dos se abrazaron muy fuerte y el cachorrito dijo : - Nunca mas, volveré a separarme de ti, Nunca mas me iré de tu lado-  Y así fue, los dos regresaron , seguros que siempre estarían juntos y felices de que nada en el mundo volvería a separarlos otra vez....

2 comentarios:

  1. Muy cierto, a veces uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde.....y si uno tiene suerte, lo logra recuperar pero sino....??????habra sido muy tarde.

    ResponderEliminar
  2. Muy cierto,es por eso que hay que apreciar lo que uno tiene y hacer todo lo posible por conservarlo y no perderlo.

    ResponderEliminar